Volver al sitio

Columna de opinión: ¿Cómo implementar una estrategia concreta de sostenibilidad en nuestras empresas?

Miguel Mora, Gerente Centro Interdisciplinario para la Productividad y Construcción Sustentable - CIPYCS, escrita para América Economía.

La estrategia a 2023 del pacto mundial de la ONU invita a las empresas a ser parte de la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Esta invitación a la sostenibilidad se basa en las temáticas y metas definidas en los ODS, pero también se realiza bajo la primicia de que la sostenibilidad busca que el desarrollo social, medioambiental y económico sean igual de prioritarios para el desarrollo. Al analizar la estrategia propuesta y su aplicación al interior de nuestras empresas, nos encontramos con 10 principios distribuidos en cuatro áreas fundamentales para la sostenibilidad: derechos humanos, relaciones laborales, medioambiente y anticorrupción. Sin embargo, a pesar de que estos principios y sus áreas están enlazadas directamente a los ODS y sus metas, no es sencillo llevarlos a una estrategia empresarial de sostenibilidad de largo plazo. Entonces, ¿cómo nos hacemos parte de este movimiento global hacia la sostenibilidad con una estrategia concreta al interior de nuestras empresas?

Lo primero que debemos entender es que la estrategia del pacto mundial es una invitación a asumir un compromiso de liderazgo para fomentar y pavimentar el camino de la sostenibilidad a través del cumplimiento de los ODS. Este liderazgo requiere de un componente interno, que debe fomentar las iniciativas de sostenibilidad al interior de las empresas, y un componente externo, que permita permear e impactar la cadena de valor de mi empresa. El componente interno nos insta a ser capaces de crear un ecosistema que permita que las iniciativas de sostenibilidad se vayan creando y desarrollando en nuestra empresa. Mientras que el componente externo nos invita a entender dónde y cómo estamos impactando las redes locales, la cadena de valor y el sistema en el que nos encontramos insertos. Si nos enfocamos en el componente externo, nuestro punto de partida debe ser la cadena de valor del negocio en el cual participamos, ya que este es el campo de acción donde mejor conocemos a los actores y sus necesidades. Además, si logramos entender nuestra cadena de valor y el sistema local en el cual está inserta nuestra empresa, identificar los impactos directos e indirectos sobre los diferentes actores se vuelve más sencillo e intuitivo.

El paso siguiente es tomar las metas de los ODS para identificar donde realmente podemos impactar y aportar a través del desarrollo de nuestra actividad económica. Aquí, la recomendación es elegir pocas metas, pero concretas, ya que con esto enfocaremos nuestros esfuerzos en resultados y actores concretos. Además, es importante definir cómo mediremos y reportaremos nuestro impacto, ya que esto nos permitirá establecer una línea base para entender dónde estamos y cómo podemos seguir recorriendo el camino hacia la sostenibilidad en el largo plazo.

Como última sugerencia para recorrer el camino de la sostenibilidad, les recomendamos siempre mantener una mirada autocrítica que les permita revisar y revisar las inconsistencias que puedan existir en sus políticas, procesos y/o productos. Ya que es muy probable que las inconsistencias existan y vayan mutando a medida que recorren el camino a la sostenibilidad. Sin embargo, estas inconsistencias no deben ser vistas como obstáculos infranqueables, sino como oportunidades para repensar nuestros negocios con el fin de lograr una congruencia real entre la sostenibilidad a largo plazo y nuestra actividad productiva. Por lo que nuestra misión es trabajar para que nuestro modelo de negocios sea compatible con la sostenibilidad, donde el mayor reto está en como adaptar o rediseñar nuestros negocios aprovechando las oportunidades que nos brinda la sostenibilidad.

La sostenibilidad no es un hito que se cumple una vez, sino que es un camino que se recorre, por lo que, al definir una estrategia de sostenibilidad debemos enfocarnos en el área de acción de nuestro negocio, entendiendo nuestros impactos dentro del sistema local donde nos insertamos. Siempre planteando metas y objetivos a corto plazo que nos ayuden a atacar y superar nuestras inconsistencias para pavimentar el camino a ser sostenibles en el largo plazo.

Puedes revisar esta columna acá o en la página de América Economia

 

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar